¿Cómo hacer en tu propia casa helados de vainilla cremosos?

Helado casero de Vainilla

Receta fácil y rápida de helado casero de vainilla sin heladera

Con esta receta paso a paso podrás preparar no sólo el mejor helado cremoso de vainilla casero del mundo sino también uno de los más naturales ya que como puedes comprobar los ingredientes son naturales. Hoy en día estamos rodeados en menor o mayor medida de productos que contienen conservantes y colorantes artificiales por lo que comer algo que nos lo tenga es algo que nuestro cuerpo y paladar nos agradecerá.

Dificultad de la receta: Fácil

Tiempo de preparación: 4 horas, incluyendo las 3 horas del congelador

Ingredientes para el helado de vainilla:

  • 1 vaina de vainilla
  • Entre 150 y 200 gramos dependiendo del gusto
  • 6 yemas de huevo a poder ser camperos
  • 250 mililitros de nada para montar
  • 500 mililitros de leche

Consejos: Si no encuentras o no tienes vaina de vainilla puedes sustituirla por una cucharada de té de esencia de vainilla y dos de azúcar vainillado, para poder salir del paso. Se puede cambiar la leche por leche de soja para los intolerantes a la lactosa.

Preparación del helado casero de vainilla:

  1. Coger la vaina de vainilla, cortar por la mitad a lo largo de la misma y con mucho cuidado de no dañar la vaina raspar las semillas que hay en el interior.
  2. Una vez tengamos la vaina limpia, cogemos un cazo y en su interior vertemos las semillas del interior de la vaina de vainilla, leche, las yemas de huevo, el azúcar y si quieres también puedes introducir la propia vaina de la vainilla.
  3. Poner el cazo a fuego suave y mientras se calienta batimos sin parar para unificar todos los ingredientes y evitar que se cuaje el huevo.
  4. Una opción para evitar que no se cuajen los huevos es en vez de incluirlos en el paso 2, incluirlos después en el paso 3, es decir, batir las yemas con el azúcar unos minutos y después añadirlos al cazo cuando está en el fuego.
  5. Ojo, hay que tener cuidado y mantener el fuego suave y no parar de remover, sin que llegue a hervir para que no se corte la mezcla.
  6. Cuando veas que la mezcla empieza a hervir retiramos el cazo del fuego.
  7. Añadimos a la mezcla la nata y la removemos con un palo de madera hasta que quede homogénea.
  8. Cogemos un recipiente metálico, es muy aconsejable que sea de metal, a poder ser plano o con poca profundidad y vertemos la mezcla en él. También puedes utilizar un bol, vasitos, tupper…
  9. Guardamos el recipiente dentro del congelador.
  10. Cada 30/45 minutos durante tres horas hay que sacar del congelador la mezcla y batirla para romper los cristales de hielo que se van formando.

Recetas fáciles y rápidas de helado caseros